UNA DE CAL Y UNA DE ARENA.

Guillermo Jones tuvo un paso irregular por el circuito 9 del Autódromo de Buenos Aires, escenario de la quinta fecha de la Fórmula Uno Argentina. El piloto de San Isidro llegó al Hermanos Gálvez en la cima del campeonato y comenzó ganando la primera final, lo que le permitió estirar la ventaja sobre Gustavo Fernández Bordós. Sin embargo, en la segunda debió abandonar y ahora es el escolta del certamen.

La lucha entre Guillermo y Fernández Bordós se presentó desde la clasificación, donde Jones fue segundo a solo tres décimas de Ulises. En la primera final logró sorprenderlo en la largada y construyó un contundente triunfo, el cual ni siquiera peligró con el ingreso del auto de seguridad. La segunda competencia presentó una película similar hasta el tercer giro, momento en el que Jones debió abandonar, sirviéndole el triunfo a su rival directo por el título.

Con un total de 149.5 puntos, y con dos fechas por delante, Jones es escolta de Fernández Bordós, quien acumula 166.5 unidades.

“Creo que somos el auto a batir y lo demostramos durante el fin de semana. En la primera final saqué una amplia diferencia y se notó la gran unidad que tenemos. En la segunda venia ganando cómodamente y la caja dijo basta en el tercer giro. Los fierros son así, pero no debemos bajar los brazos, ya que en el automovilismo todo puede pasar y la última fecha otorga puntaje y medio. Seguiremos trabajando con la misma humildad de siempre, apuntando a mejorar la confiabilidad de un auto que es muy competitivo. Los resultados van a llegar y no tenemos que desesperarnos”, analizó Jones.

Fotos: Matías Mazzocchi

 

 

 

gallery/74216802_143552627003259_933566070122348544_n
gallery/74666188_143552633669925_5988729705497362432_n
gallery/73333440_143552790336576_1889189683527680000_n